Tipos de gases para soldadura

La soldadura a gas es uno de los primeros procesos de soldadura de materiales, por lo que es, además, uno de los procesos más desarrollados en el sector de la soldadura de metales. El uso de gases para soldar depende del tipo de trabajo que vamos a realizar. En este post hablaremos sobre los gases que podemos encontrar para realizar trabajos de soldadura y el uso que se le da a cada uno.

Gases para la soldadora. ¿Qué son y para qué sirven?

La función principal que cumplen los gases a la hora de soldar es crear el ambiente correcto para fundir los materiales. Hay una gran variedad de gases para soldar y su uso depende del tipo de material que debemos fundir además del tipo de equipo que utilizaremos para realizar el trabajo. Los gases que se utilizan para soldar se pueden caracterizar y categorizar en dos grupos:

  • Los gases inertes
  • Los gases activos

Los gases activos podemos categorizarlos por ser oxidantes, reductores o protectores. Su función es parecida a los gases inertes. No obstante, hay unas pequeñas diferencias a destacar.

La función de los gases activos es principalmente hacer el trabajo de la soldadura mucho más resistente, eliminar o reducir la aparición de los poros y mejorar el aspecto de los resultados de la soldadura.

Los gases inertes se utilizan en el sistema MIG y TIG y sirven principalmente para proteger la soldadura. El funcionamiento de estos gases es desplazar el aire y evitar que la soldadura se oxide rápidamente. Por lo tanto, estos gases sirven para proteger la soldadura y conseguir un resultado más resistente, duradero y preciso. Sin embargo, este proceso no está exento del uso de gases oxidantes para conseguir una combustión, penetración y una fundición del metal mucho mejor.

Los gases MIG y los gases TIG

Los gases MIG (Metal Inert Gas) son gases inertes y podemos escoger principalmente entre el argón y el helio. El argón es un gas ionizable cuyo peso es mayor que el aire y ayuda a evitar la oxidación. El helio tiene un funcionamiento similar al argón, pero su eficiencia es menor. Por lo tanto, lo normal es usar más cantidad o mezclarlo con el argón. El dióxido de carbono es un gas protector que se utiliza para mejorar la penetración de la soldadura. El oxígeno se utiliza para hacer la fusión más fluida y se puede sustituir por el hidrógeno, un gas cuyo funcionamiento es similar.

Los gases TIG (Tungsteno Inert Gas) es la fundición a base de tungsteno con un electrodo no consumible. El argón es uno de los gases más utilizados para la soldadura de tungsteno. Elimina la porosidad. El helio, al igual que en el MIG, se desplaza por el aire en menor medida, por lo que es muy habitual complementarlo con el argón. El hidrógeno es un gas que se utiliza en el TIG comp protector, para eliminar el aire y mejorar la fluidez de la soldadura. Utilizando todos los gases correctamente conseguiremos un trabajo preciso y de buena calidad.

Comments (0)

Product added to wishlist
Product added to compare.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Leer Política de Cookies