Tipos de sopletes y sus aplicaciones

El material gracias al cual funciona el soplete es un combustible líquido que sale de un depósito que podemos rellenar cada vez que sea necesario. Normalmente el líquido que se utiliza para la combustión es gas y el depósito suele contener este gas en forma comprimida.  

Soplete inyector o con presión media 

El soplete inyector utiliza el gas con diferentes fuerzas según la boquilla que le pongamos, sin embargo, su presión suele ser media, debido a los gases que se utilizan. Los gases del soplete inyector de soldadura requiere una presión más alta a 1 psi. El acetileno, por ejemplo, es un gas que debe aplicarse con una presión de 1 a 5 psi. Es importante cumplir con estas unidades de presión correctamente si lo que queremos es trabajar de forma segura. Este método de soldadura no se ajusta tanto como el mezclador y además tiene más posibilidad de que la llama retroceda. 

Soplete mezclador 

Este soplete tiene un ajuste mucho más veloz, como antes hemos mencionado, que el soplete inyector. El soplete mezclador no suele tener tanto retroceso de la llama como el soplete inyector y además trabaja con una presión de acetileno más inferior (la presión no suele alcanzar ni siquiera 1 psi). El soplete mezclador también trabaja con la ayuda del oxígeno y este necesita una presión mucho mayor, de entre 10 y 40 psi. El tamaño de la boquilla también determinará la presión con la que podremos utilizar el soplete. El acetileno sale desde un extremo, viaja por el soplete y antes de que salga por la boquilla, se une al oxígeno. 

Soplete de uso universal 

Estos sopletes pueden realizar una soldadura realmente fuerte pero también pueden trabajar con una soldadura blanda. Para una soldadura fuerte podemos aplicar una temperatura superior a 450ºC mientras que para la soldadura blanda no necesitaremos una temperatura superior a 450ºC. Sin embargo, con la soldadura de uso universal también podemos soldar plata si alcanzamos una temperatura superior de entre 600º a 900ºC. A más temperatura, como podemos ver, mayor será la resistencia que conseguiremos en la unión. 

Soplete bi-gas y sopletes de oxiacetileno 

El soplete bi-gas puede utilizarse para soldar numerosos materiales como el cobre, estaño, latón, zinc y aluminio y para trabajar con él necesitaremos un cartucho GLP o el uso del acetileno. Para soldadores más profesionales que quieren conseguir un resultado más resistente, este soplete es perfecto, debido a las altas temperaturas que puede alcanzar. Un ejemplo de ello son las tuberías grandes. Para cortar el metal, lo más recomendable son los sopletes de oxiacetileno, que calientan el metal y aplican oxígeno para que la llama se vuelva más potente.  

Producto añadido a la lista