Materiales ideales para prevenir los posibles riesgos de la soldadura

¿Cuáles son los principales riesgos?

El riesgo más frecuente de la soldadura es la explosión, ya que a la hora de realizar este trabajo nos exponemos a una gran cantidad de quemaduras, exposición al calor, chispas y salpicaduras de fuego. Esto se debe a que durante la soldadura manipulamos muchas partículas incandescentes durante el corte o debido al picado de la escoria. Lo que podemos hacer para prevenir las quemaduras durante el trabajo es controlar estas chispas mediante el uso de pantallas, lonas o cubiertas ignífugas. De esta manera podemos aislar nuestro espacio de trabajo, evitar quemaduras en nuestro cuerpo y ropa y también proteger a las demás personas con las que estemos compartiendo el espacio de trabajo. 

No obstante, además de quemaduras, también podemos sufrir molestias debido a la exposición continua a los rayos ultravioleta de la soldadura por arco. La radiación UV puede ser muy dañina para la retina si nos exponemos de forma prolongada. Lo que podemos hacer para evitar esta exposición a la radiación es utilizando una pantalla protectora de cristal verde para evitar estos daños que podrían ser incluso irreversibles. No es recomendable tampoco mirar fijamente el arco voltaico, ya que este genera una luz tan intensa que pueden producir lesiones graves en los ojos. Para evitar que personas terceras miren también podemos cubrir el espacio con pantallas fijas o móviles. Sin embargo, lo que realmente nos ayuda a evitar la mayoría de los riesgos es trabajar junto a nuestro equipo de forma coordinada. 

La soldadura también da provoca que haya un contacto del cuerpo del trabajador con objetos, piezas y materiales que se encuentran a una temperatura excesiva, como, por ejemplo, partículas de metales fundidos. Cuando entramos en contacto con el gas licuado nos ponemos en riesgo de sufrir congelación, al igual que cuando entramos en contacto con gases de temperaturas altas, podemos quemarnos fácilmente. Para evitar estos riesgos tenemos que preparar previamente nuestro puesto de trabajo. Por lo tanto, delimitaremos la zona, sobre todo la vertical del puesto y comprobaremos si alrededor hay personas que puedan ponerse en riesgo. Después aislaremos el puesto de trabajo como antes hemos explicado.  

También es recomendable señalizar correctamente el puesto de trabajo cuando hay piezas calientes que no deberían ser tocadas, ya que están a una alta temperatura y puede haber un riesgo de quemaduras. Las piezas recién soldadas pueden estar a una temperatura muy alta y provocar quemaduras muy graves. En el trabajo de soldadura nos exponemos a una gran cantidad de gases y vapores que pueden poner en riesgo nuestra salud. Para prevenir la inhalación de estos gases es importante realizar este trabajo en un lugar bien ventilado, utilizar un equipo de respiración y que haya otro operario asistiendo el trabajo. 

Producto añadido a la lista