Soldadura MIG: funcionamiento y aplicaciones

El funcionamiento de la soldadura MIG/ MAG es posible gracias a un electrodo de hilo continuo. Cuando se funde el metal, el gas inerte crea una capa protectora al metal fundido ante los gases que tiene el aire. De esta forma conseguimos una soldadura perfecta, sin poros y resistente. La soldadura MIG es muy recomendable para metales con alta aleación, como el acero, el titanio o el aluminio. El gas inerte que se utiliza para hacer posible la soldadura MIG es el argón y el helio.

A diferencia de la soldadura MIG, la soldadura con gas activo se realiza con una mezcla de argón con oxígeno, dióxido de carbono o con ambos gases. Es una soldadura que funciona mejor en metales con menor aleación o sin aleación. Gracias a estas soldaduras podemos conseguir una buena resistencia y durabilidad de los metales y, además, el trabajo de soldar se realizará de manera mucho más veloz. Otra gran ventaja es que con este método de soldar podremos soldar desde cualquier posición. Por lo tanto, la soldadura MIG es mucho más cómoda y eficiente.

Usos de la soldadura MIG / MAG

Con la soldadura MIG podremos soldar metales muy finos y no tendremos que preocuparnos de los bordes. Las aplicaciones de la soldadura MIG es muy variada y la podremos encontrar en talleres de coches, construcciones metálicas, piezas metálicas, astilleros, etc. Aunque el método de soldadura sea el mismo para todos estos trabajos, el proceso no siempre es el mismo. Cuando la soldadura se realiza de forma manual, es el soldador es que se encarga de todo el proceso y normalmente suele tratarse de un soldador profesional, ya que de él depende la eficacia y la precisión de los resultados.

Cuando el proceso de soldadura se realiza de forma semiautomática, la máquina realiza parcialmente el trabajo, pero al tratarse de una máquina fija e inmóvil, el operario debe encargarse de colocar las piezas. Durante la soldadura automática, la máquina realiza todo el trabajo a modo de cadena de montaje. En este caso los empleados no necesitan intervenir en el trabajo. Otra característica de este tipo de soldadura es que a la máquina de soldar no le podremos dar otra utilidad que la que tiene.

Como podemos ver, la soldadura MIG tiene una gran cantidad de ventajas y casi ninguna desventaja. Con la soldadura MIG podemos conseguir un resultado preciso y perfeccionado, de forma veloz y eficiente. No obstante, en ocasiones hay alguna excepción. En caso de necesitar soldaduras radiografiadas, lo más recomendable es utilizar la soldadura TIG, de tungsteno, ya que, de esta forma, conseguiremos cordones sin poros y proyecciones. Otro inconveniente de la soldadura MIG es que es difícil de transportar y en caso de necesitar reparar cosas, lo mejor es contar con una máquina de arco eléctrico.

Comments (0)

Product added to wishlist
Product added to compare.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Leer Política de Cookies